Los materiales utilizados en la construcción tienen múltiples repercusiones en el medio ambiente durante su extracción, su transformación en productos, su transporte, su aplicación en la obra y su posterior demolición. Durante cada una estas fases de este proceso se consume energía y agua, se generan residuos. El análisis de todas estas repercusiones en el medio ambiente se conoce como análisis del ciclo de vida. En función de los parámetros que se midan, un material puede ser más o menos nocivo para el medio.

Son múltiples los criterios a tener en cuenta para elegir un material determinado, que incluyen la cercanía a la obra (reducción de las emisiones de CO2 debidas al transporte), que los materiales sean naturales y biodegradables, que sean reciclados o reciclables y que no provoquen emisiones nocivas para el medio ambiente o las personas.

mina