Otro más de los graves problemas medioambientales que estamos provocando son los crecientes residuos. Los edificios son también responsables de gran cantidad de los residuos que generamos, tanto durante su construcción, durante su uso y durante su demolición. Un principio que resume la solución a los residuos, es el de las tres R: reducir, reutilizar y reciclar.

Los propios materiales utilizados en la construcción del edificio pueden ser reutilizados (por ejemplo, áridos del hormigón, o aluminio de las carpinterías) o reciclables (aluminio, cobre, hormigón, e incluso el yeso laminado de los tabiques ligeros). También se debe tener en cuenta que cuantos menos materiales se utilicen, menos residuos se generarán. Además, si se utilizan sistemas de construcción en seco, se facilitará la separación de los materiales durante la rehabilitación o demolición del edificio.

residuos